¿Tengo que trabajar con un agente de bienes raíces?

Con un sinfín de aplicaciones de búsqueda de viviendas e información en línea, algunos compradores o vendedores potenciales de viviendas podrían preguntarse si realmente es necesario trabajar con un agente. Ante todo, ¿sabía que hay una diferencia entre un agente inmobiliario y un agente de bienes raíces? Un agente inmobiliario ha aprobado cursos y un examen para obtener su licencia estatal de práctica de bienes raíces, pero un agente de bienes raíces pertenece a la Asociación Nacional de Agentes de Bienes Raíces y se adhiere a su estricto código de ética.

Si bien no está obligado a usar uno, un buen agente conoce el mercado, preparará su propiedad para la venta, publicará su anuncio y la venderá por el mejor precio. Los agentes lo capacitarán para que pueda tomar decisiones fundadas y se conectarán con otros profesionales (abogados, inspectores, etc.) cuando sea necesario.

En promedio, un agente pasa de 9 a 10 horas trabajando detrás de escena por cada hora que pasa con un cliente. El agente de un vendedor toma un riesgo financiero cada vez que publica una propiedad, ya que paga por toda la promoción y la publicidad. Es una de las pocas profesiones en las que el cliente no paga ningún dinero por adelantado por los servicios prestados.

Al comprar una casa, un agente inmobiliario/agente de bienes raíces puede acceder a propiedades a través del servicio de listado múltiple (MLS) que usted quizás no vea en su propia búsqueda. Los agentes tendrán en cuenta sus deseos y necesidades y le presentarán los hogares que mejor se adapten a sus necesidades. También pueden sugerir cambios simples y creativos que podrían hacer que un hogar sea más adecuado para usted y aumentar su valor.

La mejor manera de contratar a un agente es pedirle una referencia a un amigo. Pregunte si el agente fue confiable, firme en las negociaciones, si hizo la transacción lo más convenientemente posible y cumplió con lo que dijo que iba a hacer. Busque un agente de bienes raíces que negocie un acuerdo de beneficio mutuo que lo satisfaga tanto a usted como al vendedor.

Otra opción es precalificar con NOVA y luego pedirle a su oficial de préstamos recomendaciones de agentes. Cada uno de nuestros oficiales de préstamos ha construido relaciones profesionales significativas con agentes de bienes raíces que saben que son confiables. Comuníquese hoy.

Incluso si no es ciudadano de los Estados Unidos, tiene opciones para comprar una casa. Los residentes con permiso de residencia siempre han tenido el mismo poder de préstamo que los nacidos en los EE. UU. y, recientemente, a los residentes no permanentes se les otorgaron las mismas oportunidades de financiamiento que a los ciudadanos, siempre que la casa se use como residencia principal.

Si no es ciudadano de los EE. UU., debe estar en condiciones de demostrar su derecho legal a residir en los Estados Unidos, y su prestamista le solicitará una copia de su visa o tarjeta verde durante el proceso inicial de solicitud de préstamo. Si es ciudadano o dignatario extranjero y desea comprar una segunda casa o una casa de vacaciones, puede hacerlo siempre que pueda proporcionar un pago inicial del 20 al 25 %.

Cuando su oficial de préstamos conozca su situación de compra exacta, podrá encontrar el programa adecuado para satisfacer sus necesidades utilizando los registros de crédito, empleo e ingresos de su país de origen. Por ejemplo, su prestamista puede usar una de las agencias de informes crediticios que tienen acuerdos recíprocos con otros países. Documentarán sus ingresos y activos mediante el uso de una tasa de conversión de divisas publicada. Luego, un traductor traducirá cualquier parte de su documentación que se proporcione en un idioma que no sea inglés, como extractos bancarios, verificaciones de empleo o referencias de crédito.

Su prestamista obtendrá información de crédito de su país por una tarifa nominal. El prestamista puede tardar hasta tres semanas en recibir el informe. Cualquier crédito tradicional o alternativo preestablecido que usted haya utilizado dentro de los Estados Unidos es muy útil y puede ahorrar tiempo. Por ejemplo, es posible que ya tenga una cuenta corriente/de ahorro o facturas de servicios públicos en los Estados Unidos, y estos se pueden usar para establecer su historial de crédito.

Tenga en cuenta que, al tratar de establecer su historial de crédito en los EE. UU., debe tener cuidado de no solicitar una cantidad excesiva de crédito nuevo, ya que el exceso de consultas de crédito nuevas reducirá su calificación crediticia. Solicite asesoramiento a su oficial de préstamos sobre la mejor manera de establecer un buen crédito dentro de los EE. UU.

 

SOLICITAR AHORA

ENCUENTRE UN OFICIAL DE PRESTAMOS